Dignos de Confianza

Parece que la confianza se ha perdido en los últimos días. Muchos no confían en las demás personas, el gobierno, las instituciones, etc., pero el cristiano es llamado a ser Digno de Confianza. Dios nos ha confiado muchas cosas y es nuestra responsabilidad administrarlas de la mejor manera. Debemos esforzarnos por presentarnos como obreros aprobados. Mateo 25: 14-30