Hay batallas que se ganan poco a poco

Hay batallas que se ganan poco a poco, conforme vayamos dando pasos de fe. Dios tiene un propósito para ti, una promesa abundante, pero antes de conquistar debes de entender que hay batallas que pelear. Dios te ayudará, pero tienes también que poner de tu parte; crecer y caminar en fe.