PARABOLA DEL CRECIMIENTO DE LA SEMILLA

.

Somos llamados a dar fruto y fruto en abundancia, pero cuando no se da el fruto ¿es culpa del sembrador? ¿es la semilla? ¿es el terreno? ¿es el enemigo o los afanes de la vida? En un mensaje retador, el hermano David Guzmán nos llama a esforzarnos; levantarnos y producir.