8 Ingredientes para hacer crecer tu fe

.

La fe mueve montañas Por la fe muchas personas fueron sanadas, liberadas y salvadas. Jesús podía reconocer y hasta se admiraba de la fe algunas personas,

tales como aquella mujer que había estado enferma por más de 12 años con un flujo de sangre, pero cuando se acerco a Jesús con fe, fue sana y salva en un instante (Lucas 8: 43-48). O quizás recuerdes aquel soldado romano que buscó a Jesús para que sanara uno de sus sirvientes. Jesús quedó tan impresionado por la fe de este hombre que dijo: “ Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe.” (Lucas 7:9) Por otro lado, la falta de fe limita los milagros que Dios puede hacer en tu vida tal como lo dice Mateo 13: 58 DHH “Y no hizo allí muchos milagros porque aquella gente no tenía fe en él”.