LO QUE CREEMOS

Implantado en la historia de la Iglesia Cristiana se encuentra una convicción inamovible: el identificar y aplicar principios bíblicos es la base de nuestra misión.  Somos una comunidad de fe que busca el bienestar social de la comunidad; nuestras convicciones están fundamentadas en la palabra de Dios y obediencia a la misma.  Aunque dentro de las iglesias cristianas de hoy en día hay muchas diferencias teológicas y doctrinales, en la Iglesia Hispana de la Comunidad basamos nuestra fe en las siguientes doctrinas:

DIOS

Dios es el creador y gobernador de todo el universo.  Dios es eterno, no tiene principio y no tiene fin.  Siempre ha existido en tres personas: El es la primera persona de la trinidad: El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.  Estas son tres personas iguales y son uno mismo a la vez.  Génesis 1:1, 26,27, 3:22;  Salmo 90:2, Mateo 28:19; 1 Pedro 1:2; 2 Corintios 13:14

JESUCRISTO

Jesucristo es el Hijo de Dios.  Es igual al Padre.  Jesús vivió como humano sin cometer algún pecado, así que se ofreció a sí mismo, como sacrificio perfecto, para morir en la cruz por todos los pecados de cada persona.  Jesús se levantó de entre los muertos al tercer día, demostrando su poder sobre la muerte y el pecado.  Jesús ascendió al cielo y retornará a la tierra algún día y reinará como el único Rey de reyes y Señor de señores. Mateo 1:22-23; Isaías 9:6; Juan 1:1-5; 14:10-30; Hebreos 4:14-15; 1 Corintios 15: 3-4; Romanos 1:3-4; Hechos 1: 9-11; 1 Timoteo 6: 14-15; Tito 2:13

EL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad.  Se presenta al mundo para convencer al mundo de pecado, juicio y justicia,  y acercarlos a Cristo.  El Espíritu Santo habita dentro de cada persona que ha aceptado el mensaje de Dios.  El Espíritu provee al Cristiano de fuerza y poder, entendimiento de la verdad de Dios y nos guía en el camino.  Nos ayuda a vivir de manera que agrademos a Dios.  El Espíritu Santo equipa a cada creyente con dones espirituales para el servicio.  Como cristianos debemos de vivir bajo su control, de manera que nos presentemos rectos delante de Dios.  2 Corintios 3:17;  Juan 16:7-13; 14:16-17; Hechos 1:8; 1 Corintios 2:12; 3:16; Efesios 1:13; Gálatas 5:25;  Efesios 5:18

LA SANTA BIBLIA

La Biblia es la palabra de Dios para nosotros.  Fue escrita por autores humanos bajo la guía e inspiración de Dios.  Es la verdad que provee las bases para la vida cristiana.  Como la Biblia es inspirada por Dios, significa que es una verdad perfecta y que no contiene error alguno.  Es nuestro estándar de vida. 2 Timoteo 3:16;  2 Pedro 1:20-21; 2 Timoteo 1:13; Salmo 119:105, 160; Salmo 12: 6; Proverbios 30:5

SOBRE LA HUMANIDAD

El ser humano no es un accidente cósmico que existe por casualidad, sino que fue creado a imagen espiritual de Dios, para reflejar el carácter de Dios.  Las personas son la máxima creación de Dios.  Lamentablemente, el ser humano, debido a un acto de desobediencia, tiene una actitud en contra de Dios.  Esto es el pecado.  Este pecado separa al hombre de Dios y por consecuencia trae muchos problemas a su vida.  Génesis 1:27; Salmo 8:3-6;  Isaías 53:6a,  Romanos 3:23; Isaías 59: 1-2

SALVACIÓN

La salvación es el regalo gratuito de Dios para el ser humano, pero la persona debe de recibirlo.  No podemos ganarnos la salvación por méritos propios (haciendo buenas obras).  Solamente si nos arrepentimos de nuestros pecados, creemos y confesamos que Jesucristo nos redime y limpia de todo pecado podremos ser salvos de todo castigo que conlleva el pecado.  La vida eterna comienza desde el momento en que, por medio de la Fe, aceptamos y creemos que Cristo es el único camino. Romanos 6:23; Efesio 2:8-9; Juan 14:6; 1:12; Tito 3:5

VIDA ETERNA

Las personas fueron creadas para vivir eternamente.  Pueden existir para siempre lejos de Dios (por su pecado) o con Dios (al recibir su gracia y perdón).  El cielo y el infierno son lugares reales en donde estarán las personas por la eternidad.

Juan 3:16; Juan 14:17;  Romanos 6:23; Romanos 8: 17-18; Apocalipsis 20:15; 1 Corintios 2:7-9